La electricidad y la electrónica cada vez más forma parte del trabajo de diagnóstico que realiza un técnico automotriz. La mayoría de los vehículos modernos están compuestos por sistemas de gestión electrónica e incorporan módulos de control en su interior. Estos módulos o computadoras (ECU), por supuesto, también están formados por ciertos componentes que cumplen papeles y funciones determinadas. En este artículo hablaremos de las funciones que poseen las Resistencias Eléctricas en una ECU Automotriz. 

Las resistencias son unos elementos eléctricos que se encuentran en la ECU Automotriz, cuya misión es dificultar el paso de la corriente eléctrica a través de ellas. Sus características principales son su resistencia óhmica y la potencia máxima que pueden disipar. Ésta última depende sobre todo de la construcción física del elemento. 

La resistencia óhmica de una resistencia se mide en Ohmios, unidad que también es utilizada con dos de sus múltiplos: el Kilo-Ohmio (1KW) y el Mega-Ohmio (1MW = 106W). 

El valor resistivo puede ser fijo o puede variar. Para el primer caso, hablamos de resistencias comunes o fijas; para el segundo, nos referimos a resistencias variables, ajustables, potenciómetros y reóstatos: como el sensor de temperatura del motor. En este artículo, hablaremos de las resistencias fijas. 

Las resistencias fijas de una ECU Automotriz pueden ser clasificadas en dos grupos, según el material que las constituyen: Resistencias de hilo (solamente para disipaciones superiores a 2 W, y Resistencias químicas (para en general, las potencias inferiores a 2 W).

Resistencias químicas y sus funciones

Es conveniente aclarar que las resistencias de hilo (mencionadas anteriormente) de valor óhmico elevado, necesitan una cantidad de hilo tan basta, que en la práctica resultarían demasiado voluminosas. Por el contrario, las Resistencias químicas se realizan de una forma más sencilla y económica, empleando – en lugar de hilo – carbón pulverizado, mezclado con sustancias aglomerantes. Por eso, las Resistencias químicas son las más utilizadas en una ECU Automotriz y en la electrónica en general. 

La relación entre la cantidad de carbón y la sustancia aglomerante determina la resistividad por centímetro, por lo que es posible fabricar resistencias de diversos valores. Existen varios tipos de carbón aglomerado, de película de carbón y de película metálica. Normalmente éstas se encuentran constituidas por un soporte cilíndrico aislante (de porcelana u otro material análogo) sobre el cual se deposita una capa de material resistivo. 

En las resistencias, además del valor óhmico que se expresa mediante un código, hay una contraseña que determina la precisión de su valor (aproximación); es decir, la tolerancia anunciada por el fabricante. Dicha contraseña está compuesta por un anillo pintado, situado en uno de los extremos del cuerpo. 

¿Cómo se interpretan los códigos de colores en las resistencias?

Las resistencias de una ECU Automotriz llevan grabadas sobre su cuerpo unas bandas de color que permiten identificar el valor óhmico que poseen. Esto aplica para las resistencias químicas (de potencia pequeña – menor a 2W), pues las resistencias con mayor potencia generalmente llevan su valor impreso con números sobre su cuerpo. Observemos un ejemplo:

Ejemplo de codificación de colores en las resistencias

En la resistencia del lado izquierdo se puede visualizar el método de codificación más difundido. En el cuerpo de esa resistencia hay cuatro anillos de diferente color que, considerándolos a partir de un extremo y en dirección al centro, indican el valor óhmico de este componente. El número que corresponde al primer color indica la primera cifra, el segundo color la segunda cifra y el tercer color indica el número de ceros que le siguen a la cifra obtenida; así se obtiene valor efectivo de la resistencia. Por otro lado, el cuarto anillo, o su ausencia, indican la tolerancia.

Los colores que utilizan en el cuerpo de las resistencias (de una ECU Automotriz) se han establecido internacionalmente. Algunos de ellos, sin embargo, en ocasiones pueden confundir  a personas que tengan alguna dificultad para distinguir la zona de colores: rojo-naranja- marrón-verde. En tales casos, quizá tengan que ayudarse en algún momento con un polímetro, para saber con certeza el valor de alguna resistencia, cuyos colores no pueden distinguir claramente. 

En la misma resistencia izquierda, es posible observar los colores amarillo-violeta-naranja-oro (se intentó representar los colores lo mejor posible en el dibujo). Según la designación internacional de los colores, se podría decir que la resistencia izquierda tiene un valor de: 4-7-3 ceros, con una tolerancia del 5%. Es decir, 47.000 W ó 47 KW. La tolerancia indica que el valor real estará entre 44.650 W y 49.350 W (47 KW±5%).

Código de colores en las resistencias
Código de colores en las resistencias

La resistencia de la derecha, por su parte, tiene una banda más de color; esta se trata de una resistencia de precisión. Esto además es corroborado por el color de la banda de tolerancia, que al ser de color rojo indica que es una resistencia del 2%. Esta resistencia tiene tres cifras significativas (a diferencia de la anterior descrita, que tenía 2) y los colores son: marrón-verde-amarillo-naranja. Según la tabla de designación de colores y valores, podríamos decir que tiene un valor de: 1-5-4-4 ceros, con una tolerancia del 2%. Es decir, 1.540.000 W ó 1.540 KW ó 1.54 MW. La tolerancia indica que el valor real estará entre 1509.2 KW y 1570.8 KW (1.54 MW±2%).

Es preciso tener en cuenta que el color “oro” no es usado para las cifras significativas. Si se presentara el caso, entonces algo andaría mal. Por su parte, el “amarillo” no es un color que represente el valor de las tolerancias. En un caso extremo, la combinación naranja-violeta-amarillo, daría un valor no normalizado. 

Es de vital importancia que todo técnico automotriz conozca los componentes electrónicos y que esté en capacidad de interpretarlos. La resistencia es uno de los elementos más comunes que puede adquirir un técnico en una casa electrónica. Además es un componente fundamental de toda ECU Automotriz. Con un conocimiento amplio del tema, un técnico podrá tomar las mejores decisiones al obtener un producto. Este conocimiento, por supuesto, puede alcanzarse a través de una capacitación profesional que permita al técnico automotriz especializarse en cuanto a la ECU Automotriz, la electricidad y electrónica. De esa forma podrá ampliar su oferta de servicios en cuanto al sistema electrónico de los vehículos.

Si te gustó este artículo, compártelo con tus amigos y allegados. Dentro de nuestro BLOG AUTOMOTRIZ podrás encontrar muchos artículos que seguramente serán de interés para ti y tu comunidad.

Curso virtual reparación de computadora automotriz ECU