Vivimos tiempos duros en los que más vale hacerse cargo del propio destino: es hora de emprender. Si tienes una pasión por el motor y los coches: ¿Has pensado en montar tu propio taller de mecánica automotriz? Es un sueño posible… y un proyecto totalmente rentable. Aquí te damos el paso a paso de cómo lograr tu proyecto.

Lo primero que necesitas: un mecánico

La parte esencial del negocio es quién se va a encargar de atender los autos, de reparar sus motores y sistemas eléctricos. Y nuestro consejo es que aunque contemples sólo la administración del negocio y el contrato de mecánicos profesionales, tomes la formación profesional necesaria para dominar la reparación de motores y la instalación y mantenimiento de sistemas eléctricos. De esa manera dominarás a la perfección el mercado sobre el que deseas incidir. Piensa que todos los negocios independientes y pequeños ganan ante los ojos del público cuando son atendidos por su dueño en persona: eso eleva la confianza del consumidor.

Piensa como un cliente: ¿Pondrías tu preciado auto en manos de alguien que no se compromete?

Resuelve los trámites para montar un negocio

Hay una diferencia notable entre los negocio que fracasan y los que tienen éxito, y esa es la planificación. Hay toda una serie de trámites legales y financieros que debes cumplir para establecer e iniciar un negocio como un taller de mecánica automotriz.

Primero debes darte de alta en Hacienda y ante las autoridades comerciales como empresario y registrar tu negocio. Te recomendamos que antes de hallar un local e invertir un centavo comiences a investigar los requisitos para estos fines: no quieres quedarte con todo montado mientras las autoridades se toman su tiempo para darte su venia, ¿verdad?

El personal y los servicios

Montar un taller de mecánica automotriz no es algo que se pueda hacer a solas: se requiere a) socios e inversores para adquirir y montar la infraestructura, b) personal administrativo, mecánicos y ayudantes, c) proveedores de refacciones y aditamentos, d) servicios de promoción y publicidad. Desde el financiamiento que vas a necesitar hasta las mecánicas que usarás para promover tus servicios y darte a conocer por quien los necesita, son temas que debes prever antes de la existencia física de tu negocio.

La ubicación y el local

Un taller de mecánica automotriz basa su éxito en dos cuestiones fundamentales: el sitio donde se emplaza y su local. ¿Dónde te conviene instalar un taller? ¿Cómo saber si ese lugar va a influir positivamente en tus negocios? ¿Va a llegar suficiente volumen de clientela para hacer rentable el taller de mecánica automotriz que has decidido montar?

En este sentido, lo mejor que puedes hacer es encargar a un experto en mercadotecnia un estudio de mercado antes de elegir la ubicación y el local. De ese modo sabrás si estás en el mejor lugar para hallar un eco a tus esfuerzos.

Si prefieres arriesgarte y no recurrir a un mercádologo, hay una manera sencilla de hallar el emplazamiento ideal: elige un local cerca de una concesionaría de coches nuevos o usados. Ahí habrá un movimiento natural de clientes potenciales que demanden una revisión de sus motores y una puesta a punto constante.

El taller automotriz: la infraestructura

El local es sólo el chasis de un buen taller: como parte de las inversiones a realizar, deberás pensar en adecuarlo con el equipo más avanzado. ¿Cuál es la infraestructura necesaria para un local de esta especialidad?

Un foso: es la instalación mínima para analizar las partes más importantes de un automóvil. Debes revisar las medidas de seguridad que operan dentro de tu comunidad para saber cómo debe estar construido. Es deseable que cuente con gato hidráulico y sistema eléctrico.
Un estacionamiento: es preferido que sea cubierto y parte de local, y con espacio para la menos cuatro unidades. Piensa que entre mayor sea el número de autos que puedas contener, mayores los ingresos que vas a recibir por tu trabajo.

Herramientas: la parte más importante del local. No sólo hay que contar con un buen número de ellas, sino además con aparatos de diagnóstico eléctrico, material de pintura, un surtido de autopartes y refacciones, aceite y lubricantes. Por seguridad, es ideal contar con una bodega de almacenamiento, para controlar mejor su inventario.

Los proveedores: haz acuerdos de valor

Hay un necesario flujo de provisiones que hace posible el trabajo de un taller de mecánica automotriz. Necesitarás desde implementos para el trabajo (herramientas y autopartes) hasta aceites, lubricantes, limpiadores… Esto desde luego significa gastos, la mayor amenaza para un negocio.


Nuestro consejo es que antes de sacrificar calidad en tus servicios por ahorrar (y con ello afectar la atención que debes a tus clientes) realices acuerdos con los proveedores, buscando descuentos y promociones. Y si uno no te los concede… siempre puedes acudir a la competencia.

Busca la especialización

Cuando el taller de mecánica automotriz ya comience a funcionar y hayas conseguido una clientela fiel (la parte esencial de un pequeño negocio) busca especializarte. ¿Qué es lo que hace mejor tu taller? ¿La reparación de computadoaras automotrices y su diagnóstico? ¿La puesta a punto de motores? ¿La revisión y reparación del sistema eléctrico? Haz de esa excelencia tu especialidad y promueve tu taller a partir de ella. Vende el resto de los servicios como adicionales, pero centra tu negocio en eso que haces bien, como nadie.

Recuerda que el mundo va evalucionando y así mismo tu debes hacerlo. Existen nuevas líneas de servicio que se pueden explotar, por ejemplo: 

  • Convertirte en un laboratorio en electrónica automotriz, en donde diagnostiques y repares computadoras automotrices.
  • Abrir un nuevo centro de servicios para atender la creciente demanda de Reparaciones de Autos eléctricos e híbridos. ( Tu piensas que aún está ñejos ? ) Te sorprederas en muy pocos años del gran crecimiento que tendrá este sector. 
  • Dedicarte a la seguridad electrónica del automovil, mediante la programación y configuración de sistemas o llevas con chip. Lo que se conoce con el nombre técnico de “Transponder” o “llaves con Chip”

¿Independiente o franquicia?

Una última cuestión que debes resolver antes de iniciar tus operaciones es si te decides a ser un taller independiente o trabajas bajo la forma de una franquicia. Esta tiene sus ventajas: las franquicias resuelven todos tus problemas de infraestructura y proveedores, elección de personal y trámites administrativos. Además te ofrecen cursos de actualización profesional y una red de promoción establecida. No es una alternativa a la que un taller automotriz deba negarse.

Montar un taller de mecánica automotriz, si se hace de la manera más profesional y entusiasta posible, redundará en un negocio para toda la vida, y que podrá ser el sustento no sólo tuyo y d tu familia actual, sino de generaciones futuras.


0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *